Nuria Diosdado

Nuria Diosdado es un ejemplo de disciplina y pasión siendo la máxima representante mexicana en la historia del nado sincronizado.

Multimedallista, capitana de la selección mexicana de nado sincronizado y finalista olímpica en Río 2016.

Ejemplo de disciplina y pasión, Nuria es la máxima representante mexicana en la historia del nado sincronizado. Por su amor a esta disciplina y por su liderazgo, ha ubicado a México dentro de los países mas respetados al pasar de un lugar 17 (Londres 2012), al lugar número 11 en Río 2016, convirtiéndose en el país con mayor evolución en la historia del nado sincronizado olímpico en el mundo.

Su entrenamiento inició a los cinco años, aunque confiesa “a esa edad me interesaba más chapotear en el agua, que aprender las técnicas del nado”. No fue sino hasta los ocho años y por inspiración de sus padres (médicos de profesión), que inició su carrera en las competencias.

01 06

A escasos diez años, Nuria realizó su primer viaje fuera del país, como parte de un intercambio estudiantil en San Antonio, Texas y a los quince años, decidió superar sus propias metas deportivas y emigró al Distrito Federal, convirtiéndose en una joven promesa en el nado sincronizado.

“Desde los quince años, mi mamá me tiene un boleto de avión listo para mi regreso, pues suponía que no iba a aguantar, pero han pasado ya muchos años y ese boleto sigue en espera, auque ella y mi papá son mis principales motivadores”, dijo la capitana Nuria Diosdado.

Bautizada como “La Reina de los Juegos Centroamericanos y del Caribe” (Veracruz 2016), la atleta entrena al menos ocho horas diarias, pero también gusta de viajar “amo mi país, me enorgullece ver mi bandera ondear y subir al podio con el himno nacional es la mayor adrenalina”.

Nombrada “Ciudadana del Mundo 2015”, la también candidata a maestría en mercadotecnia Integral (Universidad Anáhuac), gusta de leer y escuchar su playlist en los trayectos o cuando cuando descansa de los arduos entrenamientos.